Resistiremos

Hay épocas, momentos y días que no son fáciles. Qué os vamos a contar a vosotros.

Ahora nos ha tocado quedarnos en casa. Estamos ahí, esperando que esto termine cuanto antes. Cada mañana intentamos ponernos la invisible careta de la alegría para que nuestros peques no pierdan su sonrisa y sus ganas de soñar.

Salimos a los balcones cada día. A las 20 horas los barrios se llenan de aplausos. Descubrimos a vecinos que no sabíamos que teníamos, nos unimos cantando el Resistiré porque de verdad de la buena queremos resistir.

El personal sanitario cada día, quienes limpian, acompañan y cuidan. Las cajeras. Los que cierran sus negocios y los que siguen abiertos para que esto se mantenga en pie. Los padres y las madres que se inventan juegos y hacen de profes como buenamente pueden. Esos amigos que han empezado a hacer videollamadas para vernos el careto y hacernos alguna broma.

Todos estamos juntos en esto. Celebramos cumpleaños con bizcochos improvisados y los novios se casan en ceremonias simbólicas (lo importante es quererse). Los gatos están super contentos porque estamos siempre en casa. Nuestra vecina de al lado nos pide si le podemos comprar naranjas e insiste en pagarnos ya, que luego le da apuro pedirnos más cosas. Aplaude cada día desde el balcón y a nosotros nos da algo de miedete: “Lucía, no te vayas a costipar”. Y ella se sube la bata hasta arriba y une sus manos envejecidas a todo un barrio en el balcón.

En el Rey del Carnaval siempre tuvimos la suerte de dedicarnos a los disfraces. Disfraces, trajes, vestidos, máscaras, caretas, complementos, todos esos elementos que desde hace siglos nos han acompañado en momentos de alegría, diversión y felicidad.

El Rey del Carnaval ha cerrado temporalmente. Nuestros disfraces se han metido en casa y esperan poder volver a las calles. Quieren hacer un reset y repetir los carnavales de este año. Volver a empezar.

No es difícil encontrar a Wally. Está en su casa.

Y la rebelde y desenfadada Pippi dibuja arcoíris en una cartulina con su hija, el unicornio multicolor. Hoy puede ser un gran día, canta Serrat desde el salón.

Peter Pan ha dejado los vuelos a balcones ajenos y ahí anda, tarareando el Resistiré.

Volveremos, amigos y amigas, a las calles, a los bares, al trabajo, a las fiestas de disfraces e, incluso, a los paseos por el parque con todos los que tienen perro y ahora añoran aquellas charlas perrunas en común.

Resistiremos!

Deja un comentario