El Rey del Carnaval lanza nueva colección de Superdisfraz para niñas y niños: Virus Vs. Antivirus

El departamento de Diseño de El Rey del Carnaval ha desarrollado una nueva línea de la colección Superdisfraz. Después del éxito de Superhéroes y Superprofesiones, presentamos la nueva línea llamada Virus Vs. Antivirus.


DISFRAZ ANTIVIRUS

El antivirus es el disfraz más atareado de todos. Porque tiene que perseguir a cuatro virus traviesos, que tienen un montón de superpoderes. Uno te convence de hacer lo que no quieres, el otro te cuenta mentiras todo el rato, el otro se entera de todos tus secretos, y todavía hay otro que te atonta contándote rollos sin parar. Así que el antivirus necesita mucha paciencia para encontrarlos o encontrarlas (suelen esconderse muy bien) y luego neutralizar sus superpoderes. El antivirus tiene que tener mucha imaginación, hablar mucho (más que los virus) y esconderse de maravilla para pillarlos con las manos en la masa. Para ser un antivirus hay que ser rápido y muy fuerte, y nunca, nunca, dejarse convencer. Un antivirus nunca se rinde, porque los virus son incansables, y siempre vuelven a aparecer.


VIRUS FAKE

Este virus es muy travieso y disfruta imaginando historias raras y contándoselas a todo el mundo. Al grito de ¡fake news! corre detrás de sus amigos inventándose mentiras y tratando de convencer a los demás de que tiene la razón. Ese es su superpoder, hacer que te creas sus historias raras y sus trolas. Si picas ¡ha ganado! Nadie le ha contado nunca el cuento de Pedro y el lobo, ese en el que un pastorcillo muy mentiroso se divertía gritando ¡Que viene el lobo! para asustar a todo el pueblo, y lo hizo tantas veces que al final ya nadie le creía. Hasta que el lobo vino de verdad, y se lo comió. Pues eso, que el virus fake necesita que lo capture un antivirus y le explique que mentir no es divertido, por mucho que se divierta inventándose historias muy muy locas. Y sobre todo, viendo qué cara se les queda a los demás.


DISFRAZ VIRUS HACK

El virus hack es un pirata que asalta a sus amigos y amigas y les roba sus secretos. A veces es muy atrevido, y se acerca por la espalda y los asalta y les da sustos tremendos. Pero otras veces se oculta detrás del sofá, o de las cortinas, y escucha las conversaciones de otros a escondidas. Al virus hack le gusta saberlo todo, meterse en todas partes, enterarse de los secretos de los demás. Cuanto más difícil sea conocer esos secretos, más disfruta. Abre cajones, se mete en los armarios, intenta entrar en el ordenador o en el móvil de los que tiene alrededor. Así que cuidado con este virus, que acumula secretos como si fuera un ratoncito. Porque ese es su superpoder. Si se entera de tu secreto ¡ha ganado! Al virus hack es difícil encontrarlo, porque es muy sigiloso y nunca sabes si está detrás de ti. Para pescarlo, el antivirus tiene que ser más inteligente, caminar con más sigilo que ella o que él, porque nunca sabes dónde estará oculto espiando.


DISFRAZ VIRUS SPAM

El virus Spam es muy pesado, porque siempre nos está contando historias que no nos interesan. En cuanto ve a una víctima, se le acerca y habla, habla y habla sin parar. Su superpoder es aturdir a los demás a base de palabras. El virus Spam consigue que te entre sueño y nunca parará hasta que te haya vencido. Y lo hará contándote cosas que nunca te interesarán. Te hablará de lo que ha hecho ese día, de qué ha desayunado, de lo que vio ayer en la tele. Los demás, sus amigos y sus amigas, intentarán ignorarlo, pero es imposible. El virus Spam solo se queda tranquilo, o tranquila, cuando duerme a alguien porque entonces ¡ha ganado! El antivirus que lo encuentre sólo podrá neutralizarlo hablando más que ella o que él, o cubriéndole la boca para no escuchar las cosas que nos quiere contar… y que no nos interesan.


DISFRAZ VIRUS TROYANO

Este virus es capaz de convencerte para que hagas cosas que no quieres, y ese es uno de sus superpoderes. El otro es que no te des cuenta de que te ha convencido. Puede ser muy convincente, y decir “por favor por favor” todo el rato, hasta que te rindes y haces lo que quiere. El virus Troyan se te acerca poco a poco, empieza a hablar contigo y poco a poco te va convenciendo de que le compres un helado, de que le regales una chuche, o de que juegues con ella, o con él, a lo que le apetezca. El virus también puede conseguir ver toda la tarde en la tele su programa favorito, o acostarse a la hora que quiere. Y lo hará hablándote y convenciéndote sin que te des cuenta. El antivirus sólo puede taparse las orejas y no ceder, porque entonces el virus Troyan se queda sin fuerzas y se rinde. Eso, o decir todo el rato no, no, y no. El virus, con esta táctica, también se desactiva.


Descarga el catálogo en PDF


Maquillaje ecológico infantil incluido.
¿Necesitas ayuda?